Partenón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Parthenon»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Partenón
The Parthenon in Athens.jpg
Vista general del Partenón en 1978
Localización
País Grecia
Ubicación Atenas, Bandera de Grecia Grecia
Información general
Administrador Gobierno de Grecia
Historia del edificio/monumento
Construcción 447-432 a. C.
Arquitecto(s) Ictino, Calícrates y Fidias
Dedicado a Atenea
Características
Tipo Templo griego
Estilo(s) Arquitectura griega (orden dórico)
Dimensiones Exterior: 69,5 × 30,9 m
Cella: 29,8 × 19,2 m
Protección del monumento
Declaración Patrimonio de la Humanidad
Coordenadas 37°58′17″N 23°43′36″E / 37.971527, 23.726601Coordenadas: 37°58′17″N 23°43′36″E / 37.971527, 23.726601
Vista del Partenón dominando la ciudad de Atenas.

El Partenón (del griego antiguo, Παρθενών, Parthenṓn /partʰe'nɔ:n/;), es un templo consagrado a la protectora de Atenas, Atenea Partenos y uno de los principales templos dóricos, octástilo, algo poco frecuente1​, de mármol blanco del Pentélico y cubierto con tejas de mármol de Paros23​, que se conservan. Fue construido entre los años 447 a. C. y 432 a. C. en la Acrópolis de Atenas.

En el lugar había anteriormente, hacia el siglo XII a. C., una fortaleza micénica. Posteriormente se convirtió en lugar de culto con la construcción del «viejo templo»4​, también conocido como pre-partenón o hecatompedón, el cual, sin estar acabado, en el 480 a. C. resultó dañado por el ejército de Jerjes I. Fue durante el incendio de Atenas ocurrido durante la segunda guerra médica, tras la derrota espartana en las Termópilas5​.

Contenido el avance persa en Salamina, Platea y Mícala, el cese de las hostilidades con Persia llega en el 449 a. C. con la Paz de Calias, concluyendo medio siglo de guerra. Es este período, entre los años 480 y 430 a. C. cuando la democracia ateniense alcanza su cima, se forjan las bases de la civilización europea y conoce «las estrellas de una serie de ciudadanos carismáticos» como la del político y militar Perícles6​. A decir de algunos estudiosos «hombre extraordinario, a la vez distante y apasionadamente comprometido, idealista y prác­tico, tan versado en arte y filosofía que gozaba de su conocimiento, pero al mismo tiempo los hacía servir para sus fines políticos»7​.

Este, que es el monumento más antiguo de los ubicados en la acrópolis, levantado por orden de Pericles será obra de arquitectos como Ictino y Calícrates, bajo la supervisión de Fidias, que levantará la Palas Atenea Partenos8crisoelefantina. Levantado sobre tres gradas, las dimensiones aproximadas del edificio son de 69,5 metros de largura, por 30,9 de anchura, con columnas que alcanzan los 10,4 metros de altura.

En el siglo VI d. C., el Partenón se convierte en una iglesia cristiana. Después de la conquista otomana, se convierte en una mezquita a inicios de la década de 1460, con su minarete. El 26 de septiembre de 1687, un depósito de munición turco en el interior del edificio estalla por causa del bombardo veneciano. La explosión resultante daña severamente el conjunto y sus esculturas. El 1806, Thomas Bruce, conde de Elgin, va hacerse con algunas de las esculturas superviventes, con el visto bueno de los otomanos. Estas esculturas, conocidas como los Mármoles de Elgin o los Mármoles del Partenón, se venden en 1816 al Museo Británico de Londres, donde están expuestos actualmente.

Historia

Réplica de Palas Atenea Partenos

Las acrópolis eran zonas elevadas en muchas polis griegas, como Atenas, Pérgamo o Aso, donde se levantaban edificios de carácter público, defensivo o espiritual, sin olvidar otros como bibliotecas o teatros9​.

Durante la Segunda Guerra Médica se forjó la Confederación de Delos como medida defensiva que se mantuvo, una vez finalizada, como medida preventiva ante futuros conflictos. De aportar barcos, los miembros prefirieron aportar dinero10​ custodiado bajo la protección del Apolo de Delos y, desde el año 454 a. C. se trasladó a la Atenea ateniense, síntoma de la preponderación que esta ciudad empezó a ganar ante las demás ciudades-estado tan celosas de su independencia11​. Durante los cincuenta años transcurridos entre el 480 a.C. y 430 a.C. «prevaleció en Atenas la "gran idea"» de unificar a los griegos bajo el liderazgo ateniense6​.

El Partenón conservó su carácter religioso en el transcurso del tiempo como iglesia bizantina, como iglesia latina y como mezquita musulmana. Pero en 1687, los turcos utilizaron el Partenón imprudentemente como depósito de pólvora durante el sitio por la República de Venecia de la Atenas dependiente del imperio otomano. Las tropas venecianas estaban bajo el mando del almirante Francesco Morosini. Uno de los cañonazos venecianos cayó en el Partenón y causó una enorme explosión que destruyó gran parte de la edificación, preservada en buenas condiciones hasta ese entonces. Hay leyendas que sugieren que Morosini tenía información de que el Partenón se había convertido en un polvorín.

El posterior proceso de deterioro y erosión continuó pero no terminó ahí, sino que los daños siguieron a principios del siglo XIX, cuando el embajador británico en Constantinopla, Thomas Bruce Elgin, decidió quitar la mayor parte de la decoración escultórica que quedaba del monumento (frisos, métopas, frontones) y trasladarla a Inglaterra para venderla al Museo Británico, en donde todavía se exhibe, y es una de las colecciones más significativas del museo en la actualidad. La fachada occidental del Partenón está conservada relativamente intacta.

Arquitectura

Planta del Partenón.

La construcción del monumento, realizada casi exclusivamente en mármol blanco procedente del monte Pentélico, fue iniciada por Pericles como agradecimiento de la ciudad a los dioses por su victoria contra los persas, y se desarrolló entre los años 447 y 432 a. C. Los arquitectos encargados de la obra fueron Ictino y Calícrates y estuvieron, en la mayoría de los casos, bajo las órdenes del arquitecto y gran escultor ateniense Fidias, autor de la decoración escultórica y de la gran estatua crisoelefantina de Atenea Partenos que estaba situada como pieza central del templo (medía doce metros de altura y para su elaboración se necesitaron 1200 kilogramos de oro).

El diseño del Partenón estuvo condicionado inicialmente para albergar la imagen de oro y marfil de Atenea Parthenos, esculpida por Fidias. La colosal estatua de doce metros de altura precisaba de una inmensa cella de más de 18 metros de anchura, dividida en tres naves mediante una doble columnata conformada por dos órdenes superpuestos de estilo dórico. La nave central medía diez metros de anchura. Dentro de la cella del lado este, la columnata se dispuso en forma de "U" y estaba compuesta por nueve columnas con un entrepaño entre cada una de ellas, en los lados largos de la "U". Tres columnas con dos entrepaños formaban el lado corto.

En la zona oeste, al fondo del interior de la columnata de cuatro columnas, existía el basamento de la estatua, para el culto a Atenea Parthenos con un amplio estanque, poco profundo, que producía un efecto de brillo mediante el agua frente a esta. Ambas cellas estaban cerradas por puertas de bronce.

La cella del este estaba dedicada a Atenea Polías (protectora de la ciudad), y la cella del oeste estaba dedicada a Atenea Partenos, por lo cual todo el edificio acabó siendo conocido como el Partenón.

Esta construcción es uno de los ejemplos más claros del saber en geometría por parte de los matemáticos y arquitectos griegos. Es octástilo y períptero –que tiene columnas en todo su perímetro–, ocho en las dos fachadas más cortas y 17 en las laterales. Consta de una doble cella con pronaos y opistodomo, pero con próstilo de seis columnas.

Elementos del llamado orden dórico

Los arquitectos consiguieron que el efecto visual que mostrara el Partenón no permitiera apreciar la antiestética deformación que se percibe al situarse en las proximidades de los grandes monumentos. Lograron obtener el efecto visual más estético con certeras alteraciones en su construcción: columnas con éntasis, un poco curvadas hacia el centro, no equidistantes, y algo más gruesas en las esquinas; frontón levemente arqueado y estilóbato ligeramente convexo. Esta «habilidad con la que las líneas del Partenón están calculadas para parecer rectas sin serlo» sería consecuencia de la aplicación pragmática de las enseñanzas del matemático más famoso de la época, Metón, «que ganó renombre por sus proyectos de ciudades»12​.

Decoración

Esquina del friso occidental del Partenón.

La decoración escultórica del Partenón es una combinación única de las metopas (esculpidas en altorrelieve extendiéndose por los cuatro lados externos del templo), los tímpanos (rellenando los espacios triangulares de cada frontón) y un friso (esculpido en bajorrelieve abarcando el perímetro exterior de la cella). En ellos se representan varias escenas de la Mitología griega. Además, las diversas partes del templo estaban pintadas de colores vivos. El Partenón es, sin duda, el máximo exponente del orden dórico, como se puede apreciar en el diseño del friso o sus columnas.

Detalle del friso, actualmente en el Museo Británico.

Las metopas de cada fachada representaban distintas escenas: la gigantomaquia en el lado este, la amazonomaquia en el oeste, la centauromaquia en el sur, y escenas de la guerra de Troya en el norte. Cada tímpano del templo tenía una escena mitológica: al este, sobre la entrada principal del edificio, el nacimiento de Atenea, y al oeste, la lucha entre Atenea y Poseidón por el patrocinio de la ciudad de Atenas. En el interior, el friso mostraba la representación de la procesión de las Panateneas, el festival religioso más importante de Atenas. La escena se desarrollaba a lo largo de los cuatro lados del edificio e incluye figuras de dioses, bestias y de unos trescientos sesenta seres humanos.

Plano de la Acrópolis de Atenas (el Partenón es el número 1).

Restauración

Este monumento con más de 25 siglos de vida ha vivido igulamente varias intervenciones desde mediados del siglo XIX3​:

  1. Entre 1841 y 1844, tras la liberación de Grecia, comienza la primera de ellas, con Kyriakos Pittakis y Risos Ragavis como arqueólogos responsables.
  2. Entre 1888 y 1939, una segunda intervención, con el ingeniero Nikolaos Balanos como responsable de los trabajos.
  3. Entre 1984 y 2004, la tercera, más amplia en recursos, tiempo, equipo participante, campo de actuación y fondos dedicados.

Referencias

  1. Angulo Iñíguez, 1962, pp. 80
  2. Angulo Iñíguez, 1962, pp. 82
  3. a b Toganidis, 2003, p. 41
  4. Rodríguez Adrados, 2003, p. 11
  5. Elvira Barba, 2003, p. 25
  6. a b Giraud, 2003, p. 35
  7. Bowra, 1974, pp. 71-72
  8. Angulo Iñíguez, 1962, pp. 80-82
  9. Navarrete Fernández, 2012, p. 13
  10. Woodford, Susan (1981). The Parthenon. Cambridge Introduction to World History. Cambridge University Press. pp. 6-7. ISBN 9780521226295. 
  11. Navarrete Fernández, 2012, p. 15
  12. Bowra, 1974, p. 176

Bibliografía

  • Angulo Iñíguez, Diego (1962). Historia del Arte I (4 edición). Madrid: Distribuidor EISA. pp. 80-82. 
  • Boardman, John (1995). El arte griego. El mundo del arte. Barcelona: Ediciones Destino. ISBN 9788423319848. 
  • Bowra, Cecil Maurice (1974). La Atenas de Perícles (Alicia Yllera, trad.). Madrid: Alianza Editorial. ISBN 8420615145. 
  • Francisco Rodríguez Adrados, Juan Rodríguez Somolinos, ed. (2003). El Partenón en los orígenes de Europa. Manuales y anejos de Emérita (44). Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. ISBN 978-84-00-08139-3.  Especialmente los siguientes artículos:
    • Rodríguez Adrados, Francisco. «El Partenón en su momento histórico y espiritual». pp. 11-22. 
    • Elvira Barba, Miguel Ángel. «El Partenón. Un hito arquitectónico complejo». pp. 23-34. 
    • Giraud, Demosthenis. «El proyecto arquitectónico de Perícles y su significado político». pp. 35-40. 
    • Toganidis, Nikos. «La restauración del Partenón». pp. 40-52. 
  • Alegre Carvajal, Esther; Gómez López, Consuelo (2007). Edificios de la arquitectura antigua. Madrid: UNED. ISBN 978-84-362-5497-6. 
  • Blanco Freijeiro, Antonio (2011). María Pérez Ruiz, ed. Arte griego. Textos universitarios (48). Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. p. 464. ISBN 978-84-00-09398-3. 
  • Navarrete Fernández, Lorena (2012). El Partenón: uso del patrimonio arqueológico en la construcción de la identidad nacional. Inédito - TFM Patrimonio Histórico y Territorial. Universidad de Cantabria. 

Enlaces externos


 

Revista CartoGrafia http://www.cartography.me - http://www.eosgis.com 

Download on the App Store Badge US UK 135x40